miércoles, 7 de mayo de 2014

Reseña: El Aliento de los Dioses

Título: El Aliento de los Dioses
Autor: Brandon Sanderson
Páginas: 682
Editorial: Ediciones B

Hoy toca otra ración de Brandon Sanderson, y es que sus historias han calado bien entre los lectores y se ha convertido en uno de los autores mas leídos en la actualidad haciéndose un hueco entre los mejores escritores del género fantástico. Con la reciente publicación de Legión y el Alma del Emperador en castellano por parte del sello Fantascy, el cual ha sido un éxito de ventas,  y mientras esperamos a que Ediciones B nos deleite con el salto de Sanderson a los superhéroes con Steelheart os dejamos la reseña de  El Aliento de los Dioses (Warbreaker), otra novela autoconclusiva al estilo de Elantris.

Hace años, el rey de Idris firmó un tratado con el reino de Hallandren. El rey Dedelin enviaría a su hija mayor, Vivenna, para casarse con Susebron, el rey-dios de Hallandren. Vivenna ha sido educada durante toda su vida en la pólitica, pudiendo, una vez sea consorte de Susebron ayudar a su reprimido pueblo, y forjar una paz estable y duradera. Ese era el plan hasta que el rey de Idris en el ultimo momento decide enviar su hija menor Siri, desobediente e independiente, en lugar de Vivenna. Siri intentara encontrar su lugar en la corte de Susebron, pero mientras lo intenta descubre la verdad oculta sobre el reydios.

Mientras en Idris, su hermana Vivenna está preocupada y teme que Siri no esté preparada para esa nueva vida, por lo que decide viajar a Hallandren. Allí se reúne con la gente de Idris que trabaja en la capital, T'Telir, y comienza una nueva vida de espionaje y sabotaje. El plan de Vivenna es rescatar a Siri, aunque tal vez no necesite ser salvada.

El sistema de magia es, cuanto menos, curioso. Y es que en esta ocasión el poder de los alientos y el biocroma dota a las personas de una elevación u otra. Al principio este sistema puede tenernos un poco perdidos, sin embargo a lo largo de la historia se nos explica con detalle todo el funcionamiento de los alientos y el despertar de los objetos. Además el crear un sistema de magia basado en colores, no solo es original, sino que hace que las descripciones nos llamen mucho más la atención en cuanto a la cromática se refiere, en un libro con tanto color y matices la elevación de los personajes hará que incluso nosotros veamos el mundo de otra manera.

Otra cosa que nunca falta en las obras de Sanderson son las fuertes notas de política y religión. En este caso la religión se centra en la adoración a los retornados. Estos dioses retornados ostentan el poder desde la corte de los dioses, donde encontramos el grueso del tejemaneje político. Aún con dioses muy variopintos, realmente no llegamos a concebirlos como dioses en si mismos, ya que sus personalidades son muy humanas y tienen tantas dudas y ambiciones como cualquier otro mortal. Pero, la de los retornados no es la única religión que encontraremos a lo largo de la historia, es la que más vamos a ver, pero tenemos otras dos religiones muy arraigadas en pueblos que han sido sometidos por Hallandren y los cuales son monoteístas, y que sin embargo todos giran en torno a los Tonos Iriscientes, en menor o mayor grado.

En lo referente a personajes, nos los encontramos llenos de dudas e inseguridades, así mismo encontramos otros que resultan completamente desconocidos y de los que apenas se nos devela nada hasta casi el final, manteniendo un halo de misterio a su alrededor, que hará que no sueltes el libro. Pero no solo se nos dan puntos de vista de los humanos si no también de los retornados, que nos mantienen al tanto de las cosas que ocurren en la corte de los dioses y de todo el entramado político que estos manejan. Encuentro algún personaje un tanto plano, pero se ve compensado con otros con gran carácter o un tanto excéntricos.

Resumiendo un poco, la trama se mantiene constante, con los habituales giros argumentales que instan a seguir leyendo para ver hasta donde son capaces de llegar los personajes. Sin embargo, y para los que hayan leído Elantris nos encontramos con un esquema parecido pero con un sistema de magia totalmente nuevo. Lo bueno que tiene es que es autoconclusiva y no tenemos que enfrascarnos en una saga, no obstante el final queda abierto a posibles secuelas, o al menos esa ha sido mi impresión. Con los personajes nos da una de cal y otra de arena, algunos se hacen un tanto pesados y otros estamos desando ver como sigue su trama. Y el sistema de magia es simplemente genial.