domingo, 9 de marzo de 2014

Hoja, de Niggle

Advertencia: En este articulo hay spoiler del cuento Hoja de Niggle. Si no has leído el cuento lee este articulo bajo tu responsabilidad, avisado estás.

Hace algunos días en una de mis visitillas a Fnac Callao adquirí un pequeño pack de minilibros de J.R.R. Tolkien que me llamó la atención, no solo por la edición (que es una pasada),  si no porque incluía cuentos y relatos breves que no se encontraban hace unos años. Y que en su mayoría no había leído. Así que, ni corta ni perezosa, lo compré.  

Este pack incluye dos tomos que corresponden a "El Hobbit" y a "Roverandom" así como otros dos que incluyen por un lado uno con "Egidio, el granjero de Ham" y "El herrero de Wootton Mayor", y por otro "Las Aventuras de Tom Bombadil" y "Hoja, de Niggle". Debido a la brevedad de las historias decidí intercalar uno de estos cuentos cada semana con mi lectura actual (El Aliento de los Dioses). 

El caso es, como podréis imaginar, que el primer cuento en leer ha sido precisamente "Hoja, de Niggle". El cuento trata sobre un pintor, Niggle, el cual vive en una sociedad que no valora demasiado el arte. No obstante Niggle ocupa su tiempo en una enorme pintura, la cual comenzó con una hoja y que se fue ampliando formando un gran arbol, en el cual pronto empezaron a anidar los pájaros. Y así, poco a poco, la pintura va ampliándose y Niggle cada vez le dedica más tiempo a su obra. Sin embargo se ve interrumpido por su vecino cojo Parish, quién viene en busca de ayuda, pues su mujer está enferma. No pudiendo negarse Niggle ayuda a su vecino, y en el proceso él mismo cae enfermo. 


Cuando finalmente se recupera, y puede volver a pintar se ve nuevamente interrumpido pues había olvidado el viaje que tenia previsto, pera el cual no estaba preparado (en parte debido a su enfermedad) y termina en una institución en la cual debe trabajar día a día. Pasado algún tiempo es enviado a trabajar como jardinero, cuál es su sorpresa al encontrarse trabajando en el paisaje que había estando pintando, su visión del paisaje hecha realidad. Parish es enviado con Niggle y ambos hacen el paisaje incluso más hermoso de lo que era en la pintura original de Niggle. Finalmente Niggle viaja a los confines del bosque al borde de su lienzo...

Ahora bien, parece ser que Tolkien estaba en contra de las alegorías, sin embargo es posible que escribiera este cuento como uno alegórico. Una alegoría,  recordemos, es una historia simbólica, es decir, una historia que camufla unos significados distintos de los que vemos aparentemente. Y es que mirándolo con perspectiva podríamos pensar que Niggle es el reflejo del propio Tolkien y que "El Señor de Los Anillos" sería su árbol. Tolkien era perfeccionista en su obra con su revisión, sus lenguajes, cronologías, y su historia. Al igual que el pintor Niggle, Tolkien llegó a ser absorbido por su obra, su árbol, es decir, la Tierra Media, Y, al igual que Niggle, Tolkien tenía muchos deberes que le impedían realizar el trabajo que él anhelaba completar. ¿Es pues una alegoría o un cuento más? Que cada uno piense lo que desee

0 comentarios:

Dí lo que piensas...