miércoles, 31 de octubre de 2012

Reseña: Los Hijos de Hurin



Título: Los Hijos de Hurín
Autor: Christopher Tolkien, J. R. R. Tolkien
Páginas: 336
Editorial: Minotauro

SINOPSIS

«En un escenario anterior a El Señor de los Anillos, en un lugar de la Tierra Media que se hundió antes, mucho antes de que los hobbits hicieran su aparición, un solo hombre, Húrin, se atrevió a desafiar el poder de la fuerza de Morgoth, cuando el Gran Enemigo era todavía un Vala caído y Sauron tan sólo su lugarteniente. Su aventura, épica y heroica, le llevará por caminos inexplorados y llenos de peligros y sorpresas, en una lucha constante que sellará el destino trágico de su familia y condenará a su hijo, Turín Turambar, a una vida maldita por el mundo perdido de Beriand. Hombres, elfos, enanos, orcos y dragones, pueblan esta historia trágica de amores imposibles, pasiones incomprendidas y guerras sin cuartel entre la Luz y la Oscuridad.

Los Hijos de Hurin es, junto con la de Beren y Lúthien, la historia más mencionada en El Sseñor de los Anillos y en El Silmarillion como referente del heroísmo y la tragedia en la lucha contra el Mal en la Primera Edad. Se trata de uno de los grandes relatos en los que J. R. R. Tolkien trabajó durante toda una vida y que había permanecido inédito hasta ahora. A partir de los esbozos, notas y fragmentos escritos por su padre, Christopher Tolkien ha reconstruido Los Hijos de Hurin   que por fin puede ser leída tal como el autor de El Señor de los Anillos la pensó originalmente.»

VALORACIÓN

Es una historia que se sale un poco del patrón habitual de Tolkien, más que nada por la cantidad de muertes violentas que en él se relatan. Y es que, quizá, puede tener algo que ver que fuera Christopher Tolkien quién terminara de ensamblar esta obra. Y es que Tokien dejó este cuento en anotaciones y divagaciones, y por lo que parece fue su hijo quién terminó de darle forma y lo publicó. 

La verdad es que resulta una historia bastante interesante, que nos narra los tiempos en los que Morgoth era el Señor Oscuro. La historia puede resultar un poco pesada al principio, pero conforme avanza la trama engancha. De todos modos para quién ha leído El Silmarillion no aporta nada nuevo. Se comenta, aún así, que en Los Hijos de Hurin se da una perspectiva más dura y despiadada de Turin, transformándolo en un personaje más complejo, eso ya queda al gusto de cada uno.

En cualquier caso, el libro nos cuenta como Morgoth lanza una maldición sobre los hijos de Hurin: Turín, Urwen y Niënor, y cómo obliga a Hurín a presenciar como la maldición se cumple. Y es que bien por un motivo o por otro la desgracia persigue a Turín en su viaje, y lo que llama hogar pronto queda reducido a escombros una y otra vez. La verdad es que resulta de fácil lectura, no tiene un estilo recargado y hay bastante diálogo, algo que se agradece mucho. 

Ya digo que si tenéis la ocasión lo leáis pues es bastante completo, y no demasiado largo. Además el libro viene cargadito de extras, no solo con ilustraciones de Alan Lee, también hay mapas, un prefacio e introducción, así como un apartado con las genealogías y dos apéndices. 

Por último añadiré que lo que más me gustó del libro fue el final. A mi, sinceramente, me emocionó mucho.


1 comentarios:

Anónimo

Definitivamente una gran novela... La terminé justo hoy y está llena de tragedia. A pesar de que el nombre de cada capítulo (unos más que otros) parecieran contener fuertes spoilers, termina sorprendiendo es la manera en que éstos ocurren o la manera en que es contada. En especial con un personaje tan bien elaborado como Túrin. De acuerdo contigo acerca del final. El momento más álgido de toda la narrativa, y se agradece, ya que deja un buen sabor de boca en cuanto a la apreciación del libro. ( aunque uno bastante amargo en cuanto a lo trágico del mismo)

Dí lo que piensas...